¿Cuál es tu fundamento?

A veces usamos ciertas palabras sin realmente tener en cuenta su significado. Una de las palabras que más uso cuando oro es “Señor”. Aunque la mayoría de las veces lo digo por costumbre o sin pensarlo. Pero ¿qué significa Señor? Viene del griego “Kyrios” y su definición es quién tiene poder legal, maestro, dueño y máxima autoridad. En Romanos 14:9 dice que Jesús murió y resucitó para ser Señor sobre todos. Sea cual sea mi condición Él es Señor.

En Lucas 6:46-49 habla de la parábola de los dos cimientos. Te invito que lo puedas leer para comprender con mayor profundidad esta reflexión. Yo antes de Jesús, tomaba mis propias decisiones, era independiente. Pero esas decisiones me llevaron a la destrucción y cuando llegué a Él, comenzó a poner orden. No sólo lo recibí como mi Salvador, sino también y sobre todo como mi Señor.

A pesar de esto, muchas veces voy a Jesús y tengo un buen tiempo con Él, pero las cosas que me dice quedan ahí solo como algo tremendo que me habló. Se vuelve algo “inspiracional” que me anima por el momento pero después olvido.

¿Cuáles son las cosas que Dios me habló que yo olvidé o no tengo presente? Dios siempre me llama a apoyarme en Su verdad, pero la mayoría de las cosas que me habló las olvido por darle mayor lugar a mis emociones y mis pensamientos. Todo esto me lleva a construir mi casa con materiales perecederos y sobre la tierra. Es bueno que te preguntes ¿Qué puse en primer lugar antes que la palabra de Dios?

Un buen fundamento para nuestra vida espiritual requiere tiempo, esfuerzo y sacrificio. Pero no tomandolo como una tortura y sufrimiento, sino como dice Mateo 11:29, entendiendo que es Dios quién me pide que camine con Él para trabajar juntos. Él ya dio promesas, ya dijo cosas sobre mi vida y también trajo dirección. Entonces ¿Cuáles son las herramientas que tengo?

Para concluir, te invito a que te preguntes ¿Qué estoy decidiendo creer? ¿A quién estoy escuchando? ¿En qué me estoy apoyando? En Deuteronomio 30:15-20 me recuerda que Dios me da todas las opciones y ahora me toca elegir a mí. Yo elijo aceptarlo como mi Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s