Mi mirada puesta en Tí

A lo largo de la vida, como cristianos nos acostumbramos a orar y hacer miles de preguntas a Dios esperando una respuesta favorable de Su parte, pero en el fondo ¿tenemos una plena confianza en Él?

Cuando Dios nos habla sobre soltar el control y entregarle nuestra vida entera a Él, parece fácil, pero cuando empezamos este camino de confiar plenamente en Dios, surgen preguntas e inquietudes en el momento de la prueba. Vamos a ver las respuestas en la palabra de Dios a 5 preguntas que son muy frecuentes en los momentos de dificultad:

  1. ¿Qué hago? Josué 1:7-8 dice que tenemos que esforzarnos, ser valientes y cumplir con sus mandamientos para ser prosperados.
  2. ¿Qué les digo a aquellos que cuestionan mi proceso? Marcos 13:11 explica que el Espíritu Santo es quien intercede e interviene por nosotros siempre, aún cuando tenemos que hablar. Esto nos reconforta y nos desafía a confiar que Dios es quién habla por nosotros.
  3. ¿Cómo voy a pasar por esta prueba? Hechos 9:2, Salmo 32:8 y Salmo 37:5 nos recuerdan que nuestro mayor ejemplo es Jesús, porque es nuestro guía y estandarte. Dios también nos pide que confiemos en el camino que Él ya ha trazado para nosotros, ya que Él nos guía paso a paso.
  4. ¿Qué va a pasar? En Jeremías 29:11 Dios nos recuerda que Sus planes son de bien para nuestras vidas.
  5. ¿Cuándo va a pasar? Isaías 46:9-10 y Salmo 31:15 deja claro que Dios es dueño del tiempo, tanto del presente como del futuro, y que en Sus manos están nuestros tiempos. También hay que recordarnos que no debemos afanarnos por nada, como dice Mateo 6:25-34.

Entregarle el control a Dios es un ejercicio de paciencia. Habacuc 2:3, Números 23:19 y Romanos 5:3-5 comprueban que Dios cumple Sus promesas y perfecciona nuestra paciencia y confianza en Él a través de las pruebas. Romanos 8:24-25 dice que la esperanza de que se cumplan las promesas de Dios es la que nos hace perseverar, porque si Dios nos revelara el plan completo ¿seguiríamos siendo constantes en nuestras oraciones?

Si olvidáramos el señorío y poder de Dios, y aún dudáramos de Su cuidado y amor paternal, Él siempre estaría pendiente de nosotros (Salmo 38:9). Podemos creer que nuestra paciencia y fe en Dios son las que permiten que las promesas que nos ha dado se cumplan (Hebreos 6:12). Y atravesar la prueba se vuelve más sencillo cuando nuestra mirada está puesta en Él.

Jossye Crespo fue voluntaria en nuestra base este año. Es de Ecuador y estamos muy contentos y agradecidos por el tiempo que compartimos con ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s