La verdadera fe

Según Hebreos 11:1 la fe es certeza, confiar y creer; es un don de Dios. Pero muchas veces nuestra fe no está puesta en Dios, por el contrario, la ponemos en personas, cosas o hasta en lo que hacemos. Sin embargo, todos estos factores son variables y cambian constantemente lo que nos hace desviar, cansar y luchar hacia el lado equivocado. Pero Dios no; Él es constante, es el mismo siempre, y permanece irrefutable. Entonces, ¿en dónde está puesta nuestra fe? 

La fe es el escudo con el que nos defendemos del enemigo (Ef. 6:16), y también el motivo por que vivimos (Habacuc 2:4). Levantar y sostener este escudo nos demanda esfuerzo y decisión, ser activos, para así, lograr defendernos. Por eso, nuestra fe combinada con la de otros llega a ser inquebrantable. 

Sin embargo, muchas veces perdemos la fe por falta de memoria. Olvidamos muy rápido y fácil las cosas que Dios ha hecho, las que nos han  demostrado quién es Él. Debemos cuidarnos de que las circunstancias y situaciones de hoy, no apaguen lo que Dios ya hizo. Es tiempo de recordar qué cosas el Señor ha hecho y que aspectos de Su carácter ya conocimos de Él.

En la Palabra de Dios está el sustento y el lugar seguro de nuestra fe. También es ahí donde es probada. Si aún no tenemos una palabra específica de Dios para nuestra vida, hay que buscarla y creer que Él es fiel para cumplir lo que nos prometió. Que no es hombre para mentir (Núm. 23:19) y todo lo cumple en Su tiempo y forma. ¿Estamos creyendo lo que Dios nos dice?

Nuestra fe es aplicada en las crisis y pruebas. A diferencia de lo que se vive en el mundo, y de cómo se relaciona a las crisis siempre como algo negativo, los tiempos de crisis y pruebas son buenos tiempos. Es el mejor escenario para que Dios se desarrolle en nuestro corazón, porque perdemos el control, no es cómodo y nos lleva a poner nuestra total seguridad en Dios. Las crisis nos hacen crecer y desarrollarnos de una manera única para aprender a ver lo bueno. 



Camila Navarrete es obrera de Jucum Rosario desde que abrió la sede. Es de Chile y casada con Mauro de Neuquén. Ella sirve en varios ministerios que trabajan con la mujer, niñez y familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s