El poder de la determinación

“Se propuso Daniel en su corazón no contaminarse con los manjares del rey ni con el vino que él bebía…”

Daniel 1:8 RV1960

El proponerse algo en el corazón es determinarse a lograrlo. En el caso de Daniel, había tomado la decisión de no contaminarse con comida ni bebida cueste lo que cueste. El motivo fue su compromiso de mantenerse firme en la relación que tenía con su Señor. Al igual que Daniel, nosotros deberíamos proponernos no bajar nuestro compromiso con Dios ni conformarnos con nada menos que eso. 

Muchas veces nuestras decisiones son superficiales y sin una determinación profunda. Somos manejados por nuestras emociones y en un momento de sensibilidad tomamos decisiones que, por no tener una raíz firme, no somos capaces de mantener en el tiempo. Daniel sin embargo, mantuvo su decisión el tiempo acordado por las convicciones de su corazón.

Podemos proponernos a hacer diferentes cosas, pero si no las hacemos con el corazón correcto y determinación vamos a fallar en el intento. Cuando vemos con claridad el objetivo mayor de cada cosa en nuestra vida, los obstáculos no nos preocupan ni tampoco son nuestro mayor enfoque. Es por esto que nuestra mirada debe estar puesta en las promesas de Dios para entender el cuadro completo y no vivir angustiados por las circunstancias de cada día. 

La convicción es una creencia firme en algo y la determinación es esa convicción puesta en acción. El poder de ambas son las que nos permiten avanzar en nuestra vida. Nos ayudan a ser fieles y permanecer comprometidos con la verdad de Dios sobre nosotros. Las diferencias de carácter o temperamento no son una excusa, se trata de seguir y agradar a Dios a pesar de los obstáculos. 

Hay cosas en nuestra vida que no van a cambiar y situaciones que no se van a resolver hasta que tomemos la decisión de salir, cambiar y obedecer a Dios. La determinación es firmeza. Cuando somos determinados en seguir los propósitos de Dios y agradar su corazón, nos lleva a resplandecer en su luz, y como Daniel vemos con mayor claridad el camino.


Daniela es de Italia, y es obrera en Jucum hace 8 años. Es parte de nuestra comunidad desde que la sede de Rosario abrió hace 4 años. Está casada con Joel de Santa Fe, y tienen dos hijos. Sirve en el ministerio de Misericordia y en la Red de Acompañamiento a la Mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s